Imprimir
Categoría: Cronicas de vuelos
Visto: 1355

Un gran día de aviones, barcos y amigos.

Este año decidí, por fin, ira probar mi Canadair en agua que estaba a la espera de un buen sitio donde hacerlo "a la mar", y que mejor sitio que al Patofestival que organiza el club RC Altos Vuelos de Utrera.

El lugar de celebración es el pantano de Torre del Águila, un sitio magnifico, muy bonito y de fácil acceso, con arboles alrededor para cobijarnos del sol y organizar una merendola.

Sin conocerlos previamente, los llamé pos si se requería inscripción y para que me diesen alguna indicación del sitio. No hizo falta, y allí me presenté con mi copilota y el Canadair listo para probar el agua.

Cuando llegue ya estaban muchos con sus barcos y sus hidroaviones en el agua y pude comentar con ellos como es eso de despegar desde el agua, ya que es la primera vez que lo intentaba. Algunos consejos y charlas y lo más importante, una gran ambiente.

Los primeros contactos con el agua fueron bastante satisfactorios, flotabilidad muy buena, dirección en el agua solo con dirección, el avión no tiene timón (como el de un barco); yo había preparado un control diferencial de los motores pero no hizo la menor falta.

 

Primer intento frustrado y a la segunda el avión se elevó perfectamente y en solo unos metros con medio flaps.

El vuelo, intentando trimar y ajustar, se volvió un poco incontrolable hasta que un motor se cansó de volar y con el resto del avión. Mejor que un empuje diferencial es ningún empuje, así que corte motores e intenté llevarlo a algún sitio planeando....pero una palmera "corrió" a ponerse en medio y avión y palmera se fundieron en un cálido abrazo, y al terminar corto "vuelo" de la copa al suelo, del que salió casi indemne.

Después comentarios, bromas, risas, otros vuelos, barcos, ...una lancha de la Guardia Civil que atravesó el fuselaje de una avión... por suerte era de depron y de fácil arreglo.

 

Un magnífico día del que me traje una experiencia de despegue en agua a la que trataré de completar con una de amerizaje, un avión para reparar motor y un grupo de amigos para compartir días de aeromodelismo....nos vemos pronto!

Gracias a Diego por inmortalizar el suceso y hacérmelo llegar.